Cómo comprobar el buen funcionamiento del antivirus.

Cómo comprobar el buen funcionamiento del antivirus.

Es importante mantener el ordenador a salvo de todo tipo de amenazas en línea, incluidos los virus y el malware. Por eso es esencial tener un buen software antivirus instalado en su sistema. Pero, ¿cómo saber si el antivirus funciona correctamente? Una forma de comprobarlo es utilizar el falso virus EICAR. Este virus fue creado por expertos como una prueba para el software antivirus, y puede ayudarle a ver si sus medidas de seguridad están funcionando correctamente. En este artículo, le mostraremos cómo probar su software antivirus utilizando el virus Eicar, y también compararemos los resultados con los ataques a archivos normales y a archivos comprimidos.

Prueba de software antivirus

Es importante mantener el ordenador a salvo de todo tipo de amenazas en línea, incluidos los virus y el malware. Por eso es esencial tener un buen software antivirus instalado en su sistema.

El software antivirus es una parte importante de cualquier protocolo de seguridad informática, pero es importante asegurarse de que el software funciona correctamente. La única forma de comprobar si reacciona a un intento de ataque sin usar un virus real, es utilizando un falso virus.

Aquí es donde entra en acción el archivo de texto EICAR.


Descarga del falso virus de comprobación EICAR

El falso virus EICAR

La Anti-Malware Testing Standards Organization (AMTSO) es una organización mundial sin ánimo de lucro fundada en 2008. El objetivo de la organización es ayudar a mejorar la calidad de los productos antimalware desarrollando y promoviendo las mejores prácticas para las pruebas de estos productos.

La AMTSO también proporciona un foro para discusión y debate sobre temas relacionados con las pruebas antimalware.

Uno de los proyectos de la AMTSO es el archivo de prueba EICAR. Se trata de un archivo de texto que contiene una breve cadena de código. Cuando se ejecuta este código, en realidad no realiza ninguna acción maliciosa. Sin embargo, la mayoría de los programas antivirus lo detectan como si lo fuera.

El archivo de prueba EICAR no es un virus y no puede dañar su ordenador. Es seguro descargarlo y utilizarlo.

Actualmente AMTSO ha desarrollado test que simulan distintos tipos de amenazas y que puedes encontrar en este enlace:

Pruebas para ordenadores de escritorio, ya sean con Windows, MacOS o Linux.


Comprobar Potentially Unwanted Applications (PUA)

Comprobar la reputación de una amenaza con un sistema basado en la nube

Comprobar la fiabilidad contra amenazas de Phishing

Pruebas para software de seguridad de dispositivos Android

  • Descarga directa de archivos. Para comprobar todos los archivos que descargas desde tu dispositivo con sistema operativo Android.
  • Aplicaciones potencialmente no deseadas. Igual que en los sistemas de escritorio, detectar todas aquellas aplicaciones que podrían causar daño o robo de información confidencial, como claves bancarias o credenciales de cuentas de correo o redes sociales.
  • Descargas dirigidas de archivos. Que potencialmente puedan tener malware y que se realizan sin tu conocimiento.
  • Páginas de Phishing. Detección de páginas suplantadas que simulan ser otra legítima. Por ejemplo la página de acceso de un banco.

Fiabilidad del software antivirus

La mayoría de la gente sabe que es importante tener un software antivirus instalado en su ordenador para protegerse de los numerosos virus y programas maliciosos que existen. Sin embargo, no todo el mundo sabe cómo probar el software antivirus para asegurarse de que funciona correctamente.

Un buen antivirus debe detectar todas estas falsas amenazas o de otra manera, no sería capaz de detectarlas en un caso real.

Aún así, cuantas más amenazas reales detecte el software antivirus y mas capas de seguridad disponga mejor será tu protección. 

Esta que te proponemos es la forma segura de probar un antivirus. La que nunca, nunca, nunca deberías utilizar es ir a sitios web conocidos por albergar virus y ver si el antivirus los bloquea o no. O descargar un virus tú mismo y ver si el antivirus lo detecta y lo elimina.

Sabes que nosotros recomendamos los productos de seguridad de ESET. Todos los gráficos de este artículo corresponden a detecciones de EICAR con ESET Endpoint Security. Puedes probarlo sin compromiso durante 30 días.

Para finalizar

Es importante probar el software antivirus para asegurarse de que funciona correctamente. El archivo de texto EICAR es un virus falso que puede utilizarse para probar un programa antivirus. La mayoría de los programas antivirus detectan el archivo de texto EICAR como si fuera un virus real.

Para saber más sobre los diferentes tipos de amenazas, malware y virus consulta este artículo.

¿Cómo puedo saber si mi ordenador tiene el chip TPM 2.0 y que es TPM?

¿Cómo puedo saber si mi ordenador tiene el chip TPM 2.0 y que es TPM?

¿Qué es el TPM? Esta pregunta se hace más a menudo últimamente porque Microsoft lo ha convertido en un requisito para el nuevo sistema operativo Windows, Windows 11. Pero, ¿qué significan esas letras y por qué debería importarte? TPM significa Trusted Platform Module y es un chip que se encuentra en la mayoría de los ordenadores más nuevos. Aquí te explicaremos qué es y cómo comprobar si tu ordenador lo tiene.

¿Qué es el TPM y qué hace?

Un TPM es un chip de hardware que almacena información utilizada para cifrar datos y medir la integridad de un dispositivo. El fabricante suele incorporarlo a los ordenadores portátiles, PC y servidores, pero también puede añadirse como pieza de recambio. El TPM permite al ordenador crear claves criptográficas únicas y específicas para el dispositivo. Estas claves se utilizan entonces para cifrar los datos almacenados en el dispositivo, garantizando que sólo puedan ser descifrados y utilizados por un usuario autorizado.

El TPM también permite al ordenador medir la integridad de su proceso de arranque y sus componentes. Esta medición se realiza durante cada arranque y luego se compara con un valor bueno conocido. Si los valores medidos no coinciden, el TPM no permitirá que el ordenador arranque. Esto evita que un atacante manipule el proceso de arranque o instale software malicioso sin su conocimiento.

¿Cómo puedo saber si mi ordenador tiene un chip TPM?

Si ejecuta Windows, puedes comprobar si tu ordenador tiene un chip TPM abriendo la consola “TPM Management”.

Para ello, abre la ventana de ejecutar comandos o aplicaciones, en este artículo te explicamos cómo abrir la ventana ejecutar.

En esta ventana escribe “tpm.msc” y pulsa Intro.


Ventana Ejecutar tpm.msc
Ejecutar tpm.msc

Si se abre la consola de gestión del TPM, tu ordenador tiene un chip TPM y así mismo, podrás comprobar que versión de TPM tienes instalada.

Normalmente será la versión TPM 2.0 que es compatible con Windows 11, si el equipo es posterior al año 2016. Si no es así seguramente sea TPM 1.2 que no es compatible con Windows 11.


Consola mostrando 2.0
La consola TPM muestra que se encuentra activado y es de la versión 2.0


¿Cuáles son las ventajas de tener un chip TPM en mi ordenador?

El chip TPM proporciona seguridad adicional a tu ordenador. Las claves de encriptación de datos que se almacenan en el chip TPM no pueden copiarse ni extraerse, por lo que si el ordenador se pierde o lo roban, los datos permanecen seguros. El TPM también protege contra el malware y otros ataques que intentan manipular el proceso de arranque o instalar software no aprobado.

El TPM, o módulo de plataforma de confianza, es un chip de hardware que se encuentra en la mayoría de los ordenadores más nuevos. Almacena información utilizada para cifrar datos y medir la integridad de un dispositivo. El TPM permite al ordenador crear claves criptográficas únicas y específicas para el dispositivo, que luego se utilizan para cifrar los datos almacenados en él. Esto garantiza que sólo los usuarios autorizados pueden descifrar los datos.

Tener un chip TPM proporciona seguridad adicional a tu ordenador, haciendo más difícil que los atacantes accedan a tus datos o corrompan tu sistema.

¿Por qué es un requisito para Windows 11?

Microsoft ha convertido el chip TPM en un requisito para Windows 11 con el fin de aprovechar las nuevas características de seguridad. Entre ellas se encuentran el Modo Seguro Virtual (VSM), que aísla ciertos procesos del resto del sistema operativo, y Credential Guard, que protege las credenciales de los usuarios para que no sean robadas por el malware.

En resumen, el chip TPM es una característica de seguridad que se incorpora a la mayoría de los ordenadores más nuevos. Proporciona seguridad adicional al cifrar los datos y medir la integridad del proceso de arranque. Windows 11 requiere un chip TPM para poder aprovechar las nuevas características de seguridad.

Cómo activar TPM en la BIOS

Es posible que su ordenador venga con el chip TPM instalado pero que se encuentre deshabilitado por defecto.

Para habilitarlo deberás acceder a la BIOS del ordenador. Realizar este cambio en la BIOS suele ser un proceso sencillo que sólo requiere unos pocos pasos.

Pero hay que tener mucho cuidado con los cambios que realices en la BIOS. Si te equivocas puedes alterar el funcionamiento del ordenador. Si no te encuentras cómodo/a con estas tareas, consulta a tu soporte técnico.

En primer lugar, entra en el menú de la BIOS mediante el proceso de arranque del ordenador. Esto suele hacerse pulsando una tecla durante el proceso de arranque, como F1 o Esc.

Otra forma de acceder a la configuración de BIOS es desde el menú de configuración de Windows 10 accediendo a “Inicio avanzado”. Te explicamos todo este proceso en este artículo

Una vez en el menú de la BIOS, busca una opción llamada “TPM” o “Trusted Platform Module”. Dependiendo del fabricante de la BIOS suele estar en los apartados de configuración avanzada y seguridad.

Una vez guardada la configuración podrás comprobar la versión y si es TPM 2.0, ya tienes uno de los requisitos necesarios para actualizar a Windows 11.

Para finalizar

El chip TPM proporciona seguridad adicional al cifrar los datos y medir la integridad del proceso de arranque. Windows 11 requiere un chip TPM para poder aprovechar las nuevas características de seguridad, como el modo seguro virtual y la protección de credenciales.

¿Es necesario actualizar Windows 10 y 11?

¿Es necesario actualizar Windows 10 y 11?

La respuesta corta es SI, no solamente es necesario sino imprescindible actualizar Windows 10. Windows 10 y Windows 11 son grandes sistemas operativos con muchas características y beneficios.

Sin embargo, hay diferentes tipos de actualizaciones que puedes realizar en él, y no todas son iguales. En este artículo, le echaremos un vistazo a los diferentes tipos de actualizaciones de Windows 10 y 11 disponibles y lo que ofrece cada una.

También hablaremos de cómo actualizar Windows10 y 11 utilizando cada método.


Configuración de Windows Update

A partir de aquí me referiré a Windows 10, pero los procedimientos son idénticos para Windows 11.

Windows 10 es un sistema operativo muy versátil y se puede actualizar de muchas maneras diferentes. Puedes optar por actualizar el sistema de forma manual o automática, y hay varios tipos de actualizaciones disponibles para que elijas. Vamos a ver los diferentes tipos de las actualizaciones de Windows 10 y cómo puedes actualizar tu sistema.

Actualizaciones de seguridad, de calidad, opcionales y de versión para Windows 10

Actualizaciones de seguridad

El primer tipo de actualización es una actualización de seguridad. Éstas son publicadas periódicamente por Microsoft para corregir las vulnerabilidades que se han descubierto en el sistema operativo. Es importante mantener el sistema actualizado con los últimos parches de seguridad para protegerse de ataques potencialmente dañinos.

Estas actualizaciones se publican el segundo martes de cada mes para las versiones en inglés EEUU. El resto de traducciones suelen verse al día siguiente. En España, habitualmente las tenemos disponibles el segundo miércoles de cada mes.

De todos los tipos de actualizaciones, son las más importantes de instalar. Ya que corrigen defectos que pueden afectar al funcionamiento del equipo o vulnerabilidades que afectan a la seguridad de nuestra información.

Actualizaciones de calidad

El segundo tipo de actualización es una actualización de características o también conocidas como actualizaciones de calidad. Se publican con menos frecuencia que las actualizaciones de seguridad, pero añaden nuevas características y funcionalidades a Windows 10. Las actualizaciones de características también pueden incluir correcciones de seguridad, por lo que es importante instalarlas tan pronto como estén disponibles.

Según el tipo de actualización se publican la tercera o cuarta semana de cada mes.

Actualizaciones opcionales

El tercer tipo de actualización es una actualización opcional. Estas no son esenciales para el funcionamiento de su sistema, pero puede ser beneficioso para ti instalarlo. Las actualizaciones opcionales pueden incluir nuevos controladores, aplicaciones actualizadas y otras características que no son críticas para el funcionamiento de tu sistema. Puedes elegir instalar las actualizaciones opcionales a tu discreción.

Actualizaciones de versión

Dos veces al año se publican grandes actualizaciones de Windows que incorporan cambios visuales, de diseño, incorporan nuevas funcionalidades y nuevas aplicaciones que complementan al sistema operativo.

Originalmente se nombraban con cuatro cifras, de las cuales las dos primeras correspondían al año de publicación y las dos segundas al mes. Pero en 2020 se cambió la nomenclatura en la segunda versión del año.

A partir de entonces se comenzaron a nombrar con la letra H y un numero correspondiente a la primera o la segunda versión del año. En 2020 la primera versión recibió el nombre de 2004 (Abril de 2020) y la segunda gran actualización fue la 20H2.

Cuando se lanza una nueva versión de Windows 10, tienes la opción de actualizar tu instalación existente a la última de forma manual. Para ello, tienes que ir a Inicio -> Configuración -> Actualización y seguridad -> Windows Update y seleccionas la opción “Buscar actualizaciones”. Si hay una actualización disponible, se descargará e instalará automáticamente. Probablemente te pida que reinicies el ordenador varias veces para completar el proceso en su totalidad.

También es posible actualizar la versión Windows 10 a la última publicada manualmente descargando la última versión del sitio web de descargas de Microsoft y ejecutando el archivo de instalación.

Actualización manual

Para actualizar tu sistema Windows 10, puedes utilizar la herramienta Windows Update. Esta es una herramienta integrada que buscará e instalará las actualizaciones disponibles por tí. Para acceder a la herramienta Windows Update, ve a Inicio -> Configuración -> Actualización y seguridad -> Windows Update.

También puedes descargar e instalar las actualizaciones manualmente desde el sitio web de Microsoft. Para ello, ve a la página de descarga de Windows 10 y selecciona la actualización que precises. Una vez completada la descarga, ejecuta el instalador y sigue las indicaciones para instalar la actualización.

La importancia de actualizar el sistema operativo

Es importante mantener tu sistema al día con los últimos parches de seguridad y actualizaciones de funciones. Al hacerlo, puedes ayudar a proteger tu sistema contra posibles ataques y asegurarte de que sigue siendo compatible con el nuevo hardware y software. Por lo tanto, mi recomendación es actualizar el sistema con regularidad.

Métodos de actualización de Windows 10: Actualizaciones manuales y automáticas.

Cuando se actualiza Windows, hay dos formas principales de entregar las actualizaciones: manuálmente y automáticamente

Las actualizaciones manuales requieren que pases por el proceso de encontrar la actualización en línea, descargarla y luego instalarla en tu PC. Esto puede llevar mucho tiempo y requiere algunos conocimientos técnicos

Las actualizaciones automáticas, por otro lado, se producen sin ninguna interacción del usuario e instalan las actualizaciones en segundo plano mientras tu ordenador continúa trabajando. Las actualizaciones automáticas son el método de actualización recomendado, ya que es menos probable que causen problemas en tu ordenador.

Como detener las actualizaciones en Windows 10

Si tienes problemas con las actualizaciones automáticas o simplemente no quieres que se produzcan automáticamente, puedes desactivar esta función e instalar las actualizaciones manualmente. Para desactivar actualizaciones automáticas, ve a Inicio -> Configuración -> Actualización y seguridad -> Windows Update y selecciona la opción “No buscar nunca actualizaciones” en la versión Enterprise de Windows 10.

En Windows 10 Pro podrás pausar las actualizaciones durante 7 días (en naranja en la imagen del artículo).

En Windows 10 Home no puedes desactivar la descarga de actualizaciones.

Una vez hecho esto, tendrás que buscar e instalar manualmente las actualizaciones cuando estén disponibles.

Desinstalar actualizaciones en Windows 10

Para desinstalar una actualización específica que ya ha sido instalada en tu ordenador, ve a Inicio -> Configuración -> Actualización y seguridad -> Windows Update y selecciona el enlace “Ver su historial de actualizaciones” (en azul en la imagen del artículo). Desde aquí, puedes ver una lista de todas las actualizaciones que se han instalado en tu ordenador y desinstalar las que ya no quieras.

Para terminar

Actualizar tu versión de Windows es importante para mantener la compatibilidad y proteger tu ordenador de posibles ataques. Las dos formas principales de actualizar Windows son manualmente y automáticamente. Las actualizaciones automáticas son el método recomendado, ya que es menos probable que causen problemas en tu ordenador. Si decides actualizar manualmente, asegúrate de hacerlo con precaución para evitar posibles problemas.

Cómo realizar copia de seguridad en Windows 10

Cómo realizar copia de seguridad en Windows 10

No tener copia de seguridad puede ser la peor pesadilla que puede encontrarse un profesional si al encender el ordenador se encontrase con un fallo irrecuperable del disco duro. O que tus archivos de datos se han eliminado por un virus, un ramsonware o simplemente por un borrado accidental.

Has perdido días, meses o incluso años de trabajo. Y lo que es peor, probablemente la capacidad de realizar el trabajo diario hasta recuperar esa información.

Ante esos problemas, sólo hay una solución: Tener una copia de seguridad actualizada.

Es decir, tener los datos a buen recaudo en un dispositivo y lugar distinto.

Copia de Seguridad Windows 10

Cómo hacemos la copia de seguridad

En el mercado existen soluciones avanzadas para hacer copia de seguridad, que solucionan distintas problemáticas, permiten programaciones avanzadas, múltiples destinos, etc.

Pero, Windows 10, incorpora una herramienta de copia de seguridad bastante eficaz para hacer y restaurar una copia de seguridad completa si la necesitamos o restaurar algún archivo o carpeta en concreto.

Qué vamos a necesitar:

  • Necesitamos para ello un disco duro externo, como un disco USB con capacidad libre suficiente para almacenar las copias de nuestros datos.
  • O bien, una unidad de red externa, como puede ser un dispositivo NAS.

El backup de Windows 10 se encuentra en el menú Inicio (). Desde ahí entramos en el icono de Configuración () y accedemos a la opción Actualización y seguridad.

Nos encontramos en este menú con la opción Copia de seguridad. Accedemos a él.

 Una vez allí, pulsamos sobre Agregar una unidad y seleccionamos el disco externo que previamente hemos conectado a nuestro ordenador.

Una vez que hayamos conectado nuestro disco duro externo, podremos activar o desactivar las copias de seguridad según nos convenga y en Mas opciones, podremos cambiar tanto la frecuencia de las copias como añadir más carpetas a las que ya nos ofrece por defecto.

Opción copia de seguridad

Entre las opciones de frecuencia de la copia de seguridad, podemos elegir entre un mínimo de 10 minutos hasta una frecuencia de backup diarios.

Escoger una frecuencia u otra dependerá, de que en el caso de un desastre, como un borrado accidental o el fallo de una unidad de disco duro, hasta cuanto tiempo de trabajo o de datos podemos permitirnos perder. Como indicaba antes, oscilan entre los diez minutos y un día.

También tenemos la opción de elegir cuántas copias queremos mantener en la unidad. Con esta configuración, podremos dar marcha atrás hasta una copia de seguridad (o backup) de una fecha determinada. Esto es importante, ya que si un archivo se ha corrompido, ha resultado encriptado por un malware o simplemente contiene un dato incorrecto, tendremos la oportunidad de retroceder hasta el momento en que ese dato se encontraba en un estado correcto.
Las opciones en este caso van desde mantenerlas durante un mes hasta para siempre, que es la opción que viene predeterminada. Estas opciones rotarán las copias manteniendo siempre backup durante el periodo que hayamos indicado.

Otra opción interesante es escoger qué carpetas deseamos que sean incluidas en el backup. Por defecto nos incluye las de nuestro perfil de usuario ( las carpetas documentos, escritorio, etc. ). Pero es muy probable que deseemos incluir alguna otra carpeta que incluya datos de alguna aplicación o porque simplemente nosotros guardamos nuestros documentos en otra carpeta distinta.

Como ves, es sencillo y ya lo tenemos incorporado en nuestras Windows 10.

Es importante tener en cuenta, que para realizar copias de seguridad de bases de datos SQL, de archivos que se encuentren abiertos, o que el almacenamiento de las copias de seguridad se haga en ubicaciones distintas, tendremos que irnos a otro tipo de soluciones de backup, la mayor parte de ellas de tipo comercial.

Desde las opciones del sistema operativo Windows 10 existe la opción de sincronizar archivos en la nube con OneDrive directamente, pero en esta ocasión hemos visto cómo hacer copia de seguridad para volúmenes de información de tamaño que si realizáramos la transferencia de datos por Internet, llevaría demasiado tiempo y por lo tanto la opción más adecuada es hacerlas de manera local.

Como recuperar archivos de la copia de seguridad

Para recuperar archivos de una copia de seguridad previa, tan solo tendremos que teclear en el icono de la lupa de la barra de tareas para buscar “Restaurar los archivos con Historial de archivos”.

Allí tenemos el historial de nuestras copias de seguridad previas y tan solo tenemos que seleccionar qué archivo queremos recuperar para que vuelva a su ubicación original.

Sencillo, ¿verdad?

Espero que te sea útil y que con esto no dejes de tener asegurados tus datos.

Backup en Windows 10 – Microsoft

¿Qué es PowerShell y dónde está el Símbolo del Sistema?

¿Qué es PowerShell y dónde está el Símbolo del Sistema?

PowerShell es el nuevo marco de automatización de tareas y gestión de la configuración de Microsoft y sustituye con ventaja al anterior Símbolo de Sistema, que nos acompaña desde los tiempos de MS-DOS.

Te ayuda a gestionar tus sistemas y redes, y permite automatizar secuencias de tareas con su potente lenguaje de scripting.

PowerShell puede utilizarse en Windows, MacOS y Linux, lo que lo convierte en una herramienta muy versátil para administradores de todo tipo de sistemas.

PowerShell

¿Qué es PowerShell y qué puede hacer por mí?

PowerShell está disponible como aplicación principal en Windows 10, no es necesario instalarla ya que forma parte de la instalación básica del sistema operativo.

Puedes acceder a ella desde el menú Inicio o pulsando Windows+X y seleccionando PowerShell.

PowerShell también está disponible como interfaz de línea de comandos (CLI), lo que ofrece mayor flexibilidad a los usuarios avanzados.

Para abrir la CLI (recuerde que este término es el nombre chulo de la de PowerShell, escriba “powershell” en el cuadro de diálogo Ejecutar en Windows .

El símbolo del sistema de PowerShell es muy similar al símbolo del sistema tradicional en Windows. La principal diferencia es que PowerShell ofrece un lenguaje de scripting más potente, que puede utilizarse para automatizar tareas. Por ejemplo, puedes usar PowerShell para crear un script que desinstale todas las aplicaciones de tu sistema.

PowerShell es una herramienta muy versátil, y hay muchos recursos disponibles para ayudarte a empezar. Encontrarás recursos y scripts ya completos, online y en la documentación de Microsoft que te ayudarán en muchas de las tareas de administración.

Parece dedicado a profesionales de la gestión de sistemas y en muchos casos así es. Pero hay muchas tareas sencillas que se pueden realizar con poca dedicación.

¿Pero, dónde esta el Símbolo de Sistema en Windows 10?

El Símbolo del sistema en Windows 10 es una interfaz basada en texto que puede utilizar para ejecutar comandos y scripts. Es menos potente que PowerShell, pero puede ser útil para tareas básicas.

Anteriormente era una de las opciones que podíamos encontrar en el menú “Inicio” de Windows 10, pero en las últimas actualizaciones ha desaparecido. Probablemente la intención sea que dejemos de utilizarlo y comencemos, si aún no lo hemos hecho, a utilizar el actual PowerShell.

Si quieres utilizarlo, en este artículo te explicamos tres métodos para que lo puedas abrir.

¿Qué es PowerShell y dónde está el Símbolo del Sistema?

Conclusión

PowerShell es un marco de automatización de tareas y gestión de la configuración de Microsoft. Le ayuda a gestionar sus sistemas y redes, y acelera su flujo de trabajo con su potente lenguaje de scripting. Puede crear secuencias de comandos para automatizar procesos o buscar vulnerabilidades de seguridad en varios equipos a la vez, lo que le permitirá ahorrar tiempo, dinero y recursos, y estar más seguro. El símbolo del sistema en Windows 10 es una interfaz basada en texto que puedes utilizar para ejecutar comandos y scripts. Es menos potente que PowerShell, pero puede ser útil para tareas básicas.

Acelerar Windows 10

Acelerar Windows 10

Si cada día que arrancas tu ordenador te parece que lo hace más despacio y que recién instalado el inicio era mucho más rápido, entonces necesitas optimizar y mejorar el rendimiento de Windows 10.

En realidad, me refiero a acelerar Windows de una manera coloquial. Al fin y al cabo, la máxima velocidad es la que proporcione el ordenador y su combinación de procesador, disco duro, memoria, etc.

En ese punto sólo se puede mejorar realizando cambios en uno de esos componentes, como cambiar un disco duro mecánico por uno SSD, ampliar memoria o hacer cambios en el procesador.

Acelerar Windows 10

¿Entonces podemos acelerar Windows 10 al máximo?

Pero, si que podemos mejorar el rendimiento de Windows 10 hasta que llegue a lo máximo que pueda dar, que resulta ser aquel momento que recordamos con nostalgia, cuando recién adquirido nuestro equipo terminaba de iniciar cuatro veces más rápido de lo que hace actualmente.

Vamos a ver cómo podemos realizar estas optimizaciones.

Windows Update

En primer lugar y a no ser que haya una razón justificada, como pueda ser que sepamos que una actualización concreta todavía no se ajusta a nuestro equipo, siempre hay que tenerlo actualizado, tanto nuestras Windows como todas las aplicaciones que tengamos instaladas. En el caso de Windows 10 es muy sencillo:

  • Pulsamos sobre el menú Inicio
  • Hacemos clic en el icono del engranaje / Configuración
  • Nos vamos a la última opción: Actualización y seguridad
  • Y allí seleccionamos la primera opción: Windows Update
  • Si hay actualizaciones pendientes lo ideal es instalarlas, salvo que, como decía antes, sepamos que por alguna razón debemos esperar. Si no hay ninguna nos podemos asegurar pulsando el botón “Buscar actualizaciones”

Pulsa aquí para abrir directamente la opción de Actualización.

Aplicaciones instaladas

En muchas ocasiones instalamos aplicaciones para resolver una necesidad puntual, otras veces hemos instalado programas porque pensábamos que serían ideales para una tarea y después de ejecutarlos una vez nos damos cuenta de que no se ajustan a lo que necesitábamos. Pero en ambos casos se nos quedan instaladas aplicaciones que ya no usamos y que en muchas ocasiones cargan componentes que ocupan memoria y uso de procesador.

Lo ideal es desinstalar todas aquellas aplicaciones que ya no usamos ni vamos a usar.

Aquí hay que tener cuidado de desinstalar solo aquello que hayamos instalado nosotros o que sepamos con seguridad que no es un componente del sistema o una aplicación necesaria.

Si tenemos dudas con alguna de ellas es mejor dejarla instalada.

Aplicaciones de inicio

Podemos acelerar el inicio de Windows 10 enormemente. Para ello tenemos que asegurarnos de que las aplicaciones que se ejecutan cuando iniciamos Windows sean las que necesitamos y que no sean cosas que no necesitamos y que consumen recursos del ordenador y enlentecen el inicio.

Aquí sí podemos hacerlo con tranquilidad, ya que tenemos la opción de deshabilitar una aplicación del inicio de Windows y si vemos que nos genera algún inconveniente, con volver a habilitarla quedaría solucionado.

Vamos a ver cómo se hace:

  • Para ello debemos abrir el Administrador de tareas. Dos métodos (aunque hay más):
    • Combinación de teclas (Manteniendo pulsadas las dos primeras, pulsar la tercera) <Ctrl> + <Alt>+<Supr>. En el menú que aparece seleccionar “Administrador de tareas”.
    • Combinación de teclas <Ctrl> + <Mayúsculas (la tecla con la flecha para arriba)>+<Esc>.
  • Una vez abierto el administrador de tareas, nos vamos a la solapa “Inicio”
  • Entre las aplicaciones que tengan la columna “Estado” en “Habilitado” veremos cuales nos interesa que se arranquen al inicio y cuales podemos deshabilitar.
  • Las que deseemos deshabilitar lo hacemos seleccionándolas y pulsando el botón “Deshabilitar”.
  • Siempre podemos volver a habilitarlas realizando el proceso inverso, o ejecutarlas cuando las necesitemos, sin necesidad de que arranquen en el inicio.

Cuidado con los virus y malware en general

Debemos asegurarnos de que nuestro sistema se encuentra libre de software malintencionado.

Desde hace tiempo, Windows 10 incorpora un software antivirus y de seguridad en su versión básica, que es Windows Defender.

Si tenemos soluciones de otros fabricantes de antivirus, estupendo. Debemos ejecutar periódicamente un chequeo completo a todos los discos y memoria para asegurarnos de que no tenemos intrusos.

Si no es así podemos chequear el equipo con las herramientas online de las que disponen algunos fabricantes, como ésta de ESET.

Limpiar archivos temporales de Windows 10

Ésta es quizás la tarea de limpieza donde más se nota la mejoría de velocidad y por lo tanto quizás la más importante a la hora de ajustar para obtener el mejor rendimiento. Por otra parte, actualmente es sumamente sencillo realizarla y programarla para que se realice periódicamente de manera automática.

Volvemos nuevamente a nuestras opciones de configuración de Windows 10 en el botón Inicio y a continuación en el icono del engranaje /configuración.

Una vez que estamos en las opciones de configuración, nos vamos a la primera opción “Sistema” y allí escogemos la opción “Almacenamiento”. Podemos ir directamente pulsando aquí.

Activamos el “Sensor de almacenamiento” accionando el selector y a continuación pulsamos en “Configurar Sensor de almacenamiento o ejecutarlo ahora”.

En las opciones que ahora nos ofrece escogemos cada cuanto tiempo queremos que haga limpieza de archivos temporales. En mi opinión, “Semanalmente” es una buena opción.

Nos aseguramos de que se queda marcada la opción “Eliminar los archivos temporales que mis aplicaciones no usan”.

El resto de las opciones de limpieza las seleccionamos según creamos mas conveniente. Son útiles, pero ya no afectan a la velocidad, sino al uso del espacio del disco duro.

Al final se encuentra el botón “Limpiar ahora”. Ya que estamos aquí y que probablemente deseemos acelerar Windows 10 ahora, aprovechamos y lanzamos la tarea. Probablemente veamos una mejoría importante.

Otras tareas

Puede que notemos que el equipo se comporta lento mientras actuamos con sitios o páginas WEB. Esto se puede resolver realizando tareas de limpieza en los navegadores, pero esto da para otro post.

También puede que tengamos problemas de conectividad de red o con WIFI. Si es así puedes ver este post en el que explicamos esos temas y cómo resolverlos.

Espero que te sean de utilidad estas ideas. Si las aplicas, verás como tus Windows 10 notan la mejoría.