Si cuando terminamos nuestra actividad profesional o hemos dejado de estudiar necesitamos un rato de relax y diversión, entonces probablemente seamos un gamer potencial.

Ya vimos las funcionalidades generales de un monitor en el artículo Cómo elegir el Monitor perfecto para PC, aquí nos vamos a centrar en las características específicas para gaming.

Si dedicamos tiempo al gaming necesitaremos herramientas adecuadas y te mostramos qué características y funciones debes buscar en un monitor con funcionalidades gaming para dar rienda suelta al gamer que llevas dentro.

     

    Monitor Gaming

    Qué es lo más importante:

    Frecuencia de refresco.

    Elegiremos un monitor que sea capaz de proporcionarnos la mayor frecuencia de refresco que pueda generar nuestra tarjeta gráfica. O si estamos pensando en sustituirla a corto plazo, la mejor tasa que sea capaz de producir nuestra candidata elegida. Para este apartado mejor 70 Hz que 60 Hz y 240 Hz mejor que 144 Hz. Cuanto más, mejor.

     

     

    Bajo tiempo de respuesta.

    De igual forma que con la frecuencia de refresco, nuestra prioridad en gaming es visualizar el mayor número de frames por segundo, y evitar todo inconveniente que pueda impedir que el tiempo que transcurre desde que pulsamos una tecla o un botón y vemos la respuesta en la pantalla, sea el menor posible.
    Este tiempo que transcurre entre una pulsación y la respuesta visible es lo que se llama imput lag y depende de la velocidad del ordenador, de la velocidad de la tarjeta gráfica y del tiempo de respuesta del monitor, que es el tiempo que tarda un pixel en la pantalla en cambiar de estado de encendido a apagado o viceversa.
    Todos los tiempos suman y hay que tenerlos en cuenta para evitar que durante el juego no se produzcan movimientos borrosos o ghosting.

     

     

    FreeSync o G-Sync

    Cuando la sincronización vertical del monitor no es la adecuada a la que proporciona la tarjeta gráfica, puede ocurrir que ésta le envíe al monitor más o menos FPS de los que pueda gestionar, dando lugar a efectos desagradables durante el juego como el  stuttering  o el tearing.
    Ahora bien, si no queremos volvernos locos a la hora de elegir la frecuencia de refresco ideal o el compromiso perfecto entre la que es capaz de proporcional la tarjeta gráfica y la que es capaz de aguantar la pantalla, entonces lo ideal sería que se encarguen de negociarlo la gráfica y el monitor y nos descarguen a nosotros de esa tarea. Esto es precisamente lo que hacen las tecnologías de refresco adaptativo FreeSync y G-Sync.

    • G-Sync es el método de sincronización propietario de NVIDIA.
      Requiere que los monitores instalen una circuitería especial licenciada, con un coste adicional, el de este fabricante de tarjetas gráficas para que el monitor pueda comunicarse y negociar las frecuencias adecuadas en cada momento con sus productos.
    • FreeSync es un estándar similar, aunque en este caso está promovido por el fabricante AMD y se presenta como una tecnología abierta por lo que puede ser implementada par cualquier fabricante de tarjetas gráficas y monitores sin necesidad de pagar el sobrecoste de la licencia.

    Actualmente ambas tecnologías proporcionan ventajas similares y tienen capacidad de gestionar resoluciones de hasta 4K y están soportadas en monitores HDR.

     

    El tamaño en pulgadas del monitor.

    En gaming nuestra visión ideal consiste en ver toda la superficie de juego sin tener que girar la cabeza. A una distancia de 50 cm de la pantalla, no deberíamos superar un tamaño de 27 pulgadas, y lo ideal es que tenga un mínimo de 24 pulgadas.
    Si la distancia va a ser mayor a la que nos situemos del monitor, entonces tendríamos que considerar elegir un tamaño superior.

     

    El tipo de panel.

    Los paneles del tipo TN nos proporcionarán las mejores frecuencias de refresco al mejor precio, las más baratas. Son con diferencia las que mejor relación precio nos proporcionarán para gaming.
    Aunque, a costa de una peor calidad de color y que en general se montan en monitores más económicos que los que incluyen características avanzadas como HDR, FreeSync o G-Sync.
    Si necesitamos un color fiable o deseamos alguna de estas funcionalidades, tendremos que optar por monitores con paneles VA o IPS.

    Otras opciones que probablemente querramos tener:

     

    La Resolución de Pantalla.

    Como norma general, nos interesa tener la mayor resolución de pantalla posible y el mejor PPI posible. Pero en el caso del gaming hay que tener cuidado con ello, ya que nuestra prioridad debe ser mover los gráficos a la mayor velocidad posible. A mayor resolución, mayor número de pixeles tiene que generar la tarjeta gráfica. Por ejemplo, a la resolución 2K 2560 pixeles de resolución horizontal multiplicados por 1440 pixeles en vertical nos da más de 3,6 megapíxel que deben generar tanto la CPU y la memoria RAM del ordenador como la gráfica. Y eso tiene que hacerlo tantas veces por segundo, según la frecuencia que hayamos configurado, por ejemplo 144 veces para una tasa de refresco de 144 Hz.
    Debemos elegir también, por tanto, un monitor que sea adecuado al equipo que tengamos o pensemos tener a corto plazo.
    Actualmente, alcanzaremos la felicidad absoluta con un monitor 4K a 144 Hz y con HDR.

    Pantalla Curva

    Para una experiencia de juego inmersiva que mejore nuestra visión periférica durante el juego con pantallas con mayor superficie o en formatos ultrawide, podemos optar por un monitor curvo o ultrawide.
    Tendremos una experiencia de juego mucha más real al encontrarnos sumergidos en el escenario del juego.

    HDR – High Dynamic Range

    High Dynamic Range o HDR es un método o tecnología de proceso y reproducción de las imágenes de vídeo o juegos por el que se resaltan o mejoran la percepción del brillo y el contraste.
    Hay que tener en cuenta que, aunque el monitor tenga soporte de HDR el juego debe tenerlo también. De otra forma se visualizará en SDR, es decir Standard Dynamic Range, el habitual.
    Las principales ventajas de HDR son:

    • Con HDR observaremos más detalles en las zonas oscuras del juego
    • Aunque no mostrará más colores, nuestra percepción es que el número de colores es mayor que el habitual
    • Nos proporciona un mayor contraste. Las zonas oscuras con más detalle y las zonas claras más brillantes

    Hub USB y Non-Glare

    Aunque nos es imprescindible, puede venirnos estupendamente ver en las especificaciones del monitor que incluya:

      • Hub USB, por si necesitamos conectar dispositivos desde la mesa o escritorio, tales como teclado, ratón o cascos.
      • Superficie de visualización: Non-Glare o Sin reflejos, para evitar los reflejos de las fuentes de luz de la habitación.
    error: Content is protected !!