El mejor monitor para diseño gráfico e igualmente el mejor monitor para fotografía, deben cumplir los mismos requisitos: Colores reales, capacidad de calibrar el color, gran resolución de pantalla adecuada a una pantalla grande sin ser excesiva y tratamiento antirreflejos.

Monitor para Fotografía y Diseño Gráfico

Estas características no son exclusivas de profesionales de la fotografía digital o el diseño gráfico. Igualmente son necesarias para diseñadores web, fotógrafos, diseñadores de juegos o toda aquella profesión que necesite la fiabilidad de que el color que está viendo en su pantalla va a coincidir con lo que se vea en otra pantalla o con un resultado impreso.

Veamos cada aspecto por separado y porqué estas cualidades son necesarias y no lo son otras, tales como la frecuencia de pantalla o el tiempo de respuesta. Y porqué tendremos que prestar atención al tipo de pantalla y al tratamiento aplicado a su superficie.

¿Qué tipo de panel es el ideal para fotografía o diseño gráfico?

Cómo vimos en el artículo de monitores en el mercado existen tres tipos de panel de pantalla: TN, VA e IPS. Y es este último el más adecuado para este tipo de profesionales, ya que su tecnología permite que sus colores sean más fiables que en los otros tipos de panel y además que sean uniformes en toda la superficie de la pantalla.

La calibración del color

En el mercado existen dos opciones:

  • Que el monitor venga ya calibrado de fábrica.
    • Debe venir con calibración certificada. Cada monitor debe entregarse calibrado individualmente.
    • Tiene que disponer de calibraciones para los estándares más usuales, pero fundamentalmente para estos dos: sRGB para los profesionales de la fotografía digital y Adobe RGB para todos aquellos que necesiten que los colores de pantalla sean idénticos a los colores impresos, cómo es el caso del diseño gráfico.
  • Que el monitor tenga capacidad de calibrase.
    Y aquí hay dos posibilidades:
    • Que la calibración se haga mediante un software que acompaña el monitor.
    • O que la calibración se realice desde la configuración de la propia pantalla, mediante sus botones.

La profundidad de color

De ella dependerá la cantidad de colores que es capaz de mostrar cada pixel de la pantalla.
Se mide en bits, siendo 8 bits de profundidad de color lo habitual en monitores de uso común, pero el profesional de la fotografía debería optar por uno de 10 bits o superior.
Cada píxel de la pantalla contiene tres celdas para cada uno de los colores: rojo, verde y azul, que son los que componen el estándar RGB.
Si cada píxel es capaz de mostrar valores de 8 bit por color, nos dará 256 valores posibles para rojo, 256 para verde y otros 256 para el azul, que combinados nos posibilitarían 256 x 256 x 256 = 16.777.216 colores. Habitualmente lo verás referido como 16,7 millones de colores, que son suficientes para gaming o entornos de oficina, pero insuficientes para fotografía o diseño gráfico donde serán necesarias más variaciones de color.
Cuando el monitor no es capaz de mostrar toda la variedad de colores que se requiere, extrapola el color que no es capaz de generar al valor más cercano, dando como resultado bandas de la imagen con el mismo color en sitios que deberían haberse mostrado con un degradado.

Color banding

Una profundidad de color de 10 bits soluciona ese problema. En este caso tenemos que cada color de cada píxel puede tener 1024 variaciones de color y combinados los tres colores nos proporciona una profundidad de color de 1.000 millones de colores. Y esto es un incremento importante en el número de colores con los que trabajar y mostrar como resultado final, ya sea por pantalla o impreso.

Tamaño de pantalla

En este aspecto, lo ideal es elegir un tamaño de pantalla que nos permita visualizar los detalles con precisión, pero que no sea tan sumamente grande como para que tengamos que estar girando el cuello constantemente.
Dependiendo de la distancia de trabajo, la distancia que separa la pantalla de nuestros ojos, un buen tamaño de pantalla estaría entre 24 pulgadas y 32 pulgadas. Aunque esto dependerá del gusto de cada uno.

La resolución de pantalla y el PPI

Recuerda también, que cada pantalla será capaz de mostrar una resolución máxima, que será la ideal de trabajo, y que a mayor tamaño de pantalla con la misma resolución, baja la densidad de píxel por pulgadas o PPI. Tienes un apartado completo sobre esto y una calculadora de PPI que puedes consultar para determinar la pantalla ideal para tu trabajo y escritorio.
En general, cuanto mayor sea la resolución de pantalla a la que puedas acceder, mejor. A mayor resolución mayor nitidez.

Contraste y reflejos

Es importante poder distinguir los negros de los valores claros en una fotografía, de ahí que el contraste de pantalla sea importante.
Cuanto más mejor. Un monitor con un contraste de 5000:1 nos dará mejor resultado que uno de 1000:1, aunque este último nos ofrecerá un resultado bastante óptimo.
Sin embargo, sí es importante que la pantalla venga con tratamiento antirreflejos, visera o ambos, que eviten que las luces del entorno de la habitación se reflejen en la superficie del monitor. Buscaremos monitores que en sus especificaciones mencionen Non-Glare o Sin reflejos.

La conectividad

Sé que esto parece obvio, pero a veces se olvida. Ten cuidado a la hora de elegir monitor, de los tipos de conexión de los que disponga, como HDMI o DisplayPort, y mira antes que sean compatibles o que estén disponibles en tu ordenador, y si el cable de conexión viene incluido con el monitor o debes adquirirlo por separado.

Características no esenciales

Para este tipo de uso profesional, (fotografía y diseño gráfico) hay una serie de características, que si bien no son fundamentales, si las tiene el monitor elegido, bien, pero si no es así, tampoco son determinantes.

  • La frecuencia de refresco: con 60 Hz para esta tarea es suficiente. Si el monitor ofrece más, lo agradeceremos, pero no es determinante. Aunque sí estaremos atentos a que incluya alguna tecnología anti parpadeo, llamada Flicker Free.
  • Igualmente para el tiempo de respuesta, que es importante para imágenes en movimiento, al igual que la frecuencia de refresco de pantalla, pero no para imágenes estáticas.

 

error: Content is protected !!